La microdermoabrasión

La microdermoabrasión es una tratamiento ideal para mantener la piel joven, suave y limpia. Se obtienen resultados similares a los peeling, pero de una manera menos agresiva, permitiendo retornar a las actividades habituales de manera inmediata.

Es, ideal para que la piel se renueve naturalmente ayudando a eliminar cicatrices y atenuar arrugas. Es un procedimiento estético que elimina las capas exteriores de células en la piel.

Todas las exfoliaciones persiguen el mismo objetivo eliminar las células muertas, las arrugas superficiales y las impurezas. Una de las diferencias entre los distintos métodos de exfoliación, es el grado de profundidad al que pueden llegar en este barrido de células muertas: algunos lo hacen sólo a nivel de la epidermis y otros llegan hasta la capa media, la dermis.

Usa puntas de diamante que sin dolor eliminan las células muertas de la piel. Después del tratamiento la piel se siente y se ve suave y uniforme. Las cicatrices de acné y las estrías son menos visibles, los poros dilatados y líneas de expresión son menos prominentes… Lo que debemos saber sobre este tratamiento

  • Para obtener los resultados deseados se debe realizar el tratamiento una vez por semana o cada quince días según el caso.
  • El número de tratamientos depende de la condición de la piel y de la profundidad alcanzada.
  • Normalmente se necesitan por lo menos cinco sesiones para tener un efecto duradero.
  • Se debe evitar la exposición al sol , por lo que se aconseja el uso de bloqueador solar

 

¿Quiénes pueden utilizar sus beneficios?

 

La microdermabración ayuda a personas con las siguientes condiciones: acné, cicatrices causadas por acné, líneas finas en la piel, estrías, arrugas, piel deshidratada, piel grasosa, cicatrices menores, y daños de sol. Debemos destacar que este procedimiento debe realizarse con un profesional que asesore y realice el tratamiento con responsabilidad y conocimiento de dicha técnica.